Compártelo:

Milton Nascimento (Rio de Janeiro, 1942) volvió a España, a Madrid, para presentar un disco publicado en 1972, el celebrado e indispensable Clube da esquina (EMI-Odeon), una grabación, realizada en colaboración con el conocido como Lô Borges ( Salomão Borges hijo, Belo Horizonte, 1952), que fue tallada en el libro de la historia de la música como un referente y se consagró como la primera obra de un nuevo estilo musical, el llamado World Music (Musica do Mundo).

Milton Nascimento

Nascimento, hijo del gran Brasil y apadrinado por la música desde temprana edad (con una carrera de 55 años a sus espaldas) salió, al prestigioso escenario de ‘Las Noches del Botánico’, para sonreír, una vez más, con la sincera alegría de un niño que lleva cargando con el peso de la historia sobre sus hombros mucho tiempo, un gesto que por sí solo ya demuestra un amor por la música y el arte que traspasa el sufrimiento, para convertirse en tradición.

Milton Nascimento

Escuchar a Milton supone estar ante la raíz de un estilo musical brasileño y, por tanto, ante las raíces más profundas de la música, las que buscan, incansables, el húmedo alimento en lo más hondo de la tierra. El paso del tiempo ha podido mermar el físico de este portento (aquejado de varias enfermedades durante los últimos años, que le han llevado a tomarse algún descanso fuera de los escenarios), pero no ha tocado un ápice su alma, habitante de los confines de la samba, la bossa-nova, el jazz y la música popular brasileira.

Sin embargo (¿Y, cómo no?), el público, alrededor de 3.000 personas, escuchó entregado las variadas piezas de Milton, inagotable fuente de creación, maravillosamente acompañado de un elenco de virtuosos, cada uno en su parcela, quienes con sus intervenciones daban suspiro y descanso para Nascimento, que con cada palabra , entre canción y canción, arrancaba el sincero reconocimiento de la bancada que, frente a él, acompañaba con su entusiasmo el mismo que Milton transmitía. Porque el entusiasmo no tiene por qué ir acompañado del aspaviento. Un concierto por y para los fans y amantes del arte, jóvenes todos, que llevaban más de 40 años esperando la llegada a España de un disco insuperable en su estilo.

Milton-Nascimento

La poesía, presente en todas y cada una de las piezas representadas, estuvo armoniosamente acompasada con el bongo, la guitarra eléctrica, la clásica, el contrabajo, el teclado o la batería, con acertadas inclusiones de saxo y trompeta. Una orquesta completa que giraba en torno de la figura del mítico artista, siempre centro de las miradas, hipnótica figura que, con tan solo suaves y exiguos movimientos procedentes de un debilitado cuerpo, transmitía más emoción que una banda de saltarines roqueros.

Milton-Nascimento

El tarareo al unísono del público, en la canción que interpretaron la sorprendente telonera del concierto, Andrea Motis, y Nascimento, es de esos momentos mágicos que deja un concierto al aire libre, en la naturaleza. Un momento que solo se puede dar en las mágicas noches del botánico.

Milton-Nascimento

Alegría y tristeza, profundidad y banalidad, secretos y voces… Milton Nascimento no es una, son varias generaciones de música popular, es influencias, un estilo en sí mismo, un pasado, un presente y muchos futuros, muchos grupos que beben y beberán de un artista con más años sobre el escenario que fuera de él. Milton Nascimento fue lo que tenía que ser, un mito viviente con energía para encender nuestros corazones.

Compártelo:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies