“Sete fontes” es el nuevo álbum de Homem em Catarse.

Publicado en formato cd y k7 a través de Regulator Records, “Sete Fontes” fue producido en el ámbito del programa de apoyo a la creación artística Trabalho da Casa promovido por gnration.

Compuesto al piano, el elepé ofrece una reflexión sobre el territorio, de forma delicada y emotiva. Y es que “Sete fontes” es un disco instrumental breve, intimista y bello como todo lo que hace Homem em Catarse. En esta ocasión se sirve a penas del piano para transmitir toda su sensibilidad a través de hermosas melodías bañadas de melancolía.

“Sete fontes” podría ser la banda sonora de una película o de cualquier día triste de los que nos ha tocado vivir es estos tiempos extraños, pero siempre nos ofrece una luz al final del túnel, una rendija luminosa y esperanzadora donde encontrar la paz. 

En este álbum, Homem em Catarse cede el protagonismo al piano, pero existe un hilo conductor que une este disco a los anteriores, ese algo tan especial que identifica su sello personal y lo hace único y reconocible. Este álbum es una pequeña joya por la que merece la pena navegar con calma y saborear cada tema con atención.

Con estas palabra se presenta el último trabajo del artista:

<<La catarsis necesita su trauma: primero hay que llenar el cuerpo de hollín para que el agua lo lave, primero hay que cansar los pies para que, sentado, se pueda apreciar el paisaje. En el teatro, la literatura o la música, entendemos mejor la tragedia si luego encontramos la redención. Job no sería Job sin sus pruebas. En una época en la que hemos aprendido a deletrear palabras como “confinamiento” o “cuarentena”, hemos dado poco espacio a la catarsis, en el sentido liberador que conlleva. Parece que el tiempo se ha detenido, que vivimos atrapados en una pausa interminable. Más que una nueva normalidad, todo parece una vieja miseria.

Pero hay obras que buscan estallar en la miseria para dar a sus espectadores el consuelo que requiere la tragedia. “Sete Fontes” se presenta como una especie de hoja de ruta hacia una Braga idólatra que, a pesar del distanciamiento o las máscaras, siempre mantendrá sus puertas abiertas.

Foto: Maria João Salgado

Mezclando grabaciones de campo con un piano cuyas melodías se insertan en la misma línea emocional que va de las sonatas de Beethoven al ‘Blame Game’ de Kanye West, Afonso, el Hombre en eterna catarsis, nos ofrece no una pausa, sino una continuación: la pausa de una pausa. De estas fuentes viene la recuperación, viene el dominio de una buena soledad no impuesta, la que guardas en el cajón en cuanto sacas una llamada telefónica, un correo electrónico, una reunión. La vida sale de estas fuentes y debemos agradecer que, a pesar de la tragedia, seguimos vivos. Eso es catarsis>>.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies