Ayer pudimos disfrutar, por fin, de una mágica noche de fado de la mano de la maravillosa Kátia Guerreiro gracias al Ciclo Fronteras organizado por el CNDM. Centro Nacional de Difusión Musical, que la trajo al Auditorio Nacional de Madrid.

La fadista presentaba su último trabajo, “Sempre”, cuyos temas fueron los protagonistas de una gran noche de fado. La Sala de cámara del Auditorio Nacional recibía a una elegante Kátia Guerreiro acompañada de tres grandes músicos: Luís Guerreiro a la guitarra portuguesa, Francisco Gaspar al bajo acústico y André Ramos a la guitarra clásica (viola de fado). 

Comenzó la velada cantando a capella la intro del disco ‘A minha vida é’,  seguida del tema que le da título: ‘Sempre’. Tras los aplausos, saludó a su fiel público y nos contó lo importante y emocionante que era para ellos no solo volver a estar sobre un escenario tras seis meses sin cantar, sino además volver a Madrid, la ciudad que siempre la recibe con tanto calor.

Tras presentar a sus músicos y equipo técnico y contarnos más sobre los temas que había cantado, siguió presentando temas de “Sempre”,  con el que fue el primer single, el bellísimo fado, ‘De ti direi apenas’.

Foto: Elvira Megías/CNDM

Después llegaba ‘Dia não’ que presentó con una divertida introducción para explicarnos la letra del tema.

Por un momento dejó el repertorio de “Sempre” para cantar uno de los temas más bonitos de su carrera: ‘Até ao fim’, canción incluida en su disco anterior, que cuenta con la bella música de Tiago Bettencourt y letra del poeta Vasco Graça Moura. Un auténtico placer como siempre, escucharla cantar este maravilloso tema con tanto sentimiento. Nunca nos cansamos de disfrutarlo en directo.

Poco a poco fue creciendo la noche en intensidad, y la potencia y la magia de la voz de Kátia fue desplegándose y cogiendo fuerza en cada tema. La artista volvió a los temas de “Sempre” con ‘Na volta’, con base del fado freira, un fado tradicional, del que nos contó que habla de un ajuste de cuentas de una mujer traicionada por su marido.

Después llegaba la maravillosa ‘Rezando pedi por ti’ que comenzó con un estremecedor a capella con el que la artista lució su bella voz con una emocionante contención como si estuviéramos en una casa de fados de Lisboa.

Foto: Elvira Megías/CNDM

Tras millones de entusiasmados aplausos, siguieron otros fados incluidos en el disco: ‘Aqui’. (Fado rigoroso) y ‘Distante’.

Por un momento recuperó un álbum más antiguo para tocar el animado ‘Rosa Vermelha’ que fue muy aplaudido por el público, que comenzaba a demostrar más entusiasmo. Volvió de nuevo a “Sempre” con el fado menor ‘Tristeza velha’ (fado menor) seguido del Fado Pessoa (Fado blanco) con poema del gran escritor portugués.

Vivimos después uno de los momentos más emocionantes del concierto, con un tema que no puede faltar en su repertorio y que nos contó que fue su primera creación: el fado ‘Asas’ con cuya interpretación nos dejó impresionados por su poderío vocal.

Sin bajar la intensidad ni un minuto, siguió con el bellísimo y trágico ‘Pranto de Amor ausente’. Ambos temas fueron recibidos con calurosos aplausos del público y no era para menos.

Foto: Elvira Megías/CNDM

Para relajar tanto intensidad, llegó un tema más ligero: ‘4 operações’, con letra de Vasco Graça Moura. La artista nos habló de la enorme capacidad del autor de escribir poemas de amor pero también de ser muy sarcástico al respecto como en la letra de este tema que es una divertida comparación del amor y las cuatro operaciones matemáticas.

Volvió al fado tradicional con ‘Deixar-te um dia’ que también habla sobre un ajuste de cuentas y a continuación, un tema que no podía faltar: ‘Quem Diría’, la canción que interpreta en el disco junto al mítico y recién desaparecido José Mário Branco, también productor del disco con el que nos confesó que nunca pensó que conseguiría que quisiera colaborar con ella y al que todos los amantes de la música portuguesa echamos de menos. Este tema cuenta en clave de humor la historia de dos personas que se encuentran por casualidad y tiene letra de José Rebola de Anaquim.

La fantástica noche de fado puro llegaba a su fin cuando Kátia interpretó ‘A minha vida é’ de nuevo a modo de hermosa despedida mientras agradecía a su público su presencia.

Abandonó el escenario entre bravos y aplausos que no cesaron hasta que a fadista y sus músicos volvieron a salir para regalarnos un broche final espectacular.

Primero nos regaló un tema habitual en sus conciertos: ‘Segredos’ seguido del animado ‘Amália nome de Lisboa’, tema que lanzó el pasado año para paliar la ausencia de Marchas en las capital Lusa ese año debido a la pandemia. Con este tema consiguió que el público, que no sabemos si por la mascarilla o por qué estaba poco expresivo, la acompañara a las palmas.

Os contamos cómo fue la noche mágica de fado que nos regaló la maravillosa Kátia Guerreiro en el Auditorio Nacional de Madrid.
Foto: Elvira Megías/CNDM

Llegó entonces un final por todo lo alto con el imprescindible ‘Amor de Mel amor de Fel’ tema que dedicó al público, emocionada por la noche mágica que estábamos viviendo. La fadista se dejó la piel al interpretarlo, con un derroche de voz que nos dejó sin respiración y le valió todos los aplausos del mundo del entusiasmado público.

Y así terminó una deliciosa hora y media de fado. Cuánto lo echábamos de menos y qué maravilloso es siempre ver a la gran Kátia Guerreiro sobre el escenario, con su voz elegante y poderosa y tan bien arropada por los grandes músicos que la acompañan. Madrid la recibe siempre con los brazos abiertos y esperamos que vuelva muchas veces.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies