Hace 20 años que comenzó la carrera de esta oftalmóloga que el destino quiso convertir en fadista. El próximo viernes, Kátia Guerreiro presentará su último disco, “Sempre”, en el Auditorio Nacional de Madrid, dentro de la programación del Ciclo Fronteras organizado por el CNDM. Centro Nacional de Difusión Musical. La fadista ha colgado el cartel de entradas agotadas y hoy hemos tenido la suerte de poder hablar con ella sobre “Sempre” y muchos otros temas.

NSF: Que José Mário Branco fuera productor de tu último disco, “Sempre”, no fue fácil de conseguir desde el principio, ¿Puedes contarnos cómo fue la historia?

Kátia Guerreiro: Fue interesante porque hacía tiempo que quería trabajar con José Mário Branco. Lo que pasa es que pensé que no querría trabajar conmigo porque trabajó durante muchos años produciendo discos de Camané y pensé que tenía un poco de fetiche por trabajar sólo con ese fadista y no creía que fuera a aceptar la invitación hasta que en un momento dado un amigo mío me dijo: <<¿Por qué no lo intentas?>>. Llamé a José Mário Branco y después de hablar mucho me dijo: <<Entonces vamos a ponernos de acuerdo, vamos a intentar hacer un disco juntos pero sin compromiso por si algo sale mal>> Creo que José Mário, como no me conocía, pensó que algo podía salir mal en cuanto a mi personalidad y su personalidad. Es una persona muy rígida y profesional y como no conocía mi método de trabajo ni mi rigor profesional, podía pensar que yo no sería un discípulo en el verdadero sentido de la palabra. La verdad es que estaba llena de ganas de aprender de Zé Mário Branco y cuando empezamos a trabajar juntos se dio cuenta de que yo no me parecía en nada a la persona que él imaginaba que era y nos entendimos muy bien. Hicimos un trabajo muy bonito, muy intenso. Fuimos muy rigurosos trabajando y haciendo la investigación, y la unión de la música con la poesía y nos entendimos muy bien. Gané un padre musical con José Mário Branco y desde que le hemos perdido le echo mucho de menos y realmente me hubiera gustado seguir produciendo discos con él porque teníamos muchas cosas planeadas para hacer juntos. Pero fue un trabajo increíble el que hicimos y aprendí mucho de él. Me quedé con todas sus enseñanzas y eso es lo más importante.

NSF: ¿Escogisteis la música y los poemas juntos?

Kátia Guerreiro: Sí, sí. Al principio vino con un conjunto de poemas que ya habían elegido Zé Mário y Manuela de Freitas, su gran compañera, su musa inspiradora. Siempre trabajaron muy juntos en ese aspecto. Zé Mário y Manuela tenían un cuaderno muy grande de poemas para proponerme también y después de la reunión hicimos una selección y los llevé a casa y leí todos los poemas y seleccioné los que eran mis favoritos. Luego hicimos un cruce de poesías que tenían sentido para ser grabados y que básicamente contaban una historia significativa para este disco. Luego vino la parte musical, en la que tuvimos que hacer una selección muy grande y buscar fados tradicionales que pudieran servir para una buena parte de la poesía que teníamos que trabajar. Y luego vino la parte de composición también con José Mário Branco componiendo con Pedro de Castro que fue muy importante también en este proceso y desafiando a otras personas también a formar parte de este viaje.

NSF: ¿Cuál fue el papel de Manuela de Freitas en el álbum?

Kátia Guerreiro: Manuela de Freitas fue un poco nuestra brújula emocional, ella fue la que, cuando escuchaba los poemas que se cantaban, decía los que tenían sentido y los que no. Ella era nuestra brújula, se encerraba en sí misma cuando escuchaba todos los ensayos, cerraba los ojos, estaba allí en el pequeño rincón y decía qué estaba bien o decía qué no, o si faltaba algo para que el tema fuera realmente apoteósico. Porque en el fondo sentíamos que las emociones tenían que ser lo más puras posibles en el sentido del mensaje emocional de la palabra para llegar a la gente de una forma muy clara. No sabía explicar las palabras que le faltaban pero decía lo necesario para que lo entendiéramos y a veces recurría mucho a parte de su experiencia en el teatro como actriz para ponerme en el lugar en el que iba a estar en el futuro frente a la gente y la forma en la que la gente tenía que recibir el mensaje.

NSF: ¿Qué pasó con “Alfama em si”, la película musical en la que participaste?

Kátia Guerreiro: Todavía no ha salido. Estamos en un proceso difícil entre el director y los productores y lo sentimos mucho porque el resultado final es realmente muy bueno. Fue muy innovador y muy atrevido. Diogo Varela quería hacer un musical de Fado básicamente contando una historia a través del fado. Ese fue mi primer contacto profesional con José Mário Branco. Fue entonces cuando me armé de valor, pues ya había tenido esa experiencia con Zé Mário, para invitarle entonces a producir mi disco. Diogo consiguió que los actores cantaran fado y los cantantes de fado actuaran y el resultado final es increíble. Todo el tema de la película cuenta historias sobre Alfama y cuenta la vida que Alfama tenía y que deja de tener desde el momento en que el turismo empieza a tener una presencia muy importante en el barrio. Pero en el fondo retrata mucha alma de este tradicional barrio lisboeta. Estamos muy expectantes y nos encantaría que llegara a las grandes pantallas porque se lo merece.

NSF: ¿Te sentiste cómoda actuando?

Kátia Guerreiro: Sí. Hice teatro en un momento determinado de mi vida, pero dejé de actuar. En el fondo creo que los cantantes de fado tienen algo de actores. Los cantantes de fado encarnan personajes muy a menudo, pero los encarnan de una manera muy real y verdadera. Y las emociones que transmitimos son emociones que salen de dentro pero que en el fondo están contando historias desde el momento en que se canta nuestra representación. Nos resulta fácil. Es cierto que algunas personas se sienten más cómodas con la cámara y con el hecho de actuar en una película que otras. Fue una experiencia muy enriquecedora. Me encontré con gente muy interesante. Ya conocía a la mayoría de los participantes, no sólo a los actores sino también a los fadistas. Pero de hecho, cuando grabamos nuestros vídeos musicales también tenemos que crear la postura de alguien que está actuando e ilustrando lo que se está cantando. Todo esto lo sentí con mucha naturalidad. Tal vez los demás estaban un poco más intimidados, pero yo disfruté mucho de la experiencia.

NSF: ¿Cómo llevaste el confinamiento?

Kátia Guerreiro: Difícil, en realidad y he compartido esto con muchos colegas. La verdad es que sentimos el entumecimiento de nuestra alma, quedó adormecida. Ha perdido gran parte de su vida. Porque nuestra vida es dar nuestras emociones y ser muy altruistas en el sentido de que damos mucho de nosotros mismos. Nos quedamos cerrados sin contacto directo con el público, sin darnos cuenta de que lo que tenemos que dar es una forma de curar a los demás, es una forma de curarnos a nosotros mismos. Acabó por entristecernos porque perdimos nuestra vida de un día para otro. De repente, todo lo que habíamos programado para hacer artísticamente, se anuló y nuestra vida artística quedó anulada. La mayor parte de lo que somos está anulado. Tenemos esa duda de cuándo vamos a recuperar en plenitud nuestra vida. Desde luego, he hecho muy pocas cosas, pero he hecho algunas cosas que no representan para nada lo que hacemos, esa plenitud de tener las salas llenas y que la gente exponga libremente sus emociones y luego al final de los espectáculos conseguimos estar con la gente y recibir un feedback inmediato de lo que la gente está sintiendo que lo que hemos dado de nosotros en el escenario. Afortunadamente, ahora tengo este concierto en Madrid, que básicamente me devuelve un poco de lo que todos estamos esperando que suceda de nuevo, pero después de esto sé que mucho de lo planeado sigue sin suceder.

NSF: ¿Pensaste en volver a ser oftalmóloga si la situación no mejorara?

Kátia Guerreiro: La verdad es que no. De hecho, al principio no pensaba mucho en ello. Aquí en Portugal a Ordem dos Médicos (Asociación de Médicos Portugueses) hizo una encuesta a los médicos que no están en activo pero siguen inscritos en la Orden, que es mi caso, preguntando por nuestra disponibilidad para ayudar al Sistema Nacional de Salud en la pandemia y me ofrecí inmediatamente. No nos llamaron por razones que desconozco pero que también entiendo y acepto. Pero la verdad es que con el paso del tiempo me di cuenta de que mientras todo esto no pase tengo que ser el pilar de la familia. Tengo dos hijos, tengo a mi marido y a veces estamos encerrados en casa y los niños tienen que tener apoyo para las clases a distancia. Ambos son muy pequeños y, por tanto, poco autónomos. Mi marido tiene que trabajar y por lo tanto no puede proporcionar este apoyo y yo soy la que tiene que proporcionarlo y por eso decidí aplazar la medicina. Mis hijos iban a sufrir mucho. Puede sonar muy egoísta, pero al mismo tiempo no puedo olvidar que tengo dos pequeños que dependen mucho de mí. Si fueran mayores sin duda pensaría sin dudarlo volver a la medicina, pero siendo tan pequeños tengo que estar.

NSF: El mundo del fado en general sigue recuperándose, pero también surgen nuevos proyectos, como Fado ao Carmo donde estuviste cantando ayer. Aunque la situación es complicada, ¿también hay una recuperación?

Kátia Guerreiro: No, sólo esta semana la restauración ha abierto sus puertas con las limitaciones que todavía se imponen. Fado ao Carmo, es de hecho un proyecto muy valiente porque la apertura de un nuevo proyecto, un restaurante, una nueva casa de fado en esta etapa, es de hecho de un coraje increíble al mismo tiempo que es también el momento óptimo y único para abrir y comunicar el nuevo proyecto porque hay muy pocas cosas que suceden. Y sí, ayer fui a Fado ao Carmo y debo decir que ese poco de normalidad, esa posibilidad de que deshagamos algunos nudos de emociones que estaban muy trabados aquí, fue muy buena. Pero la verdad es que no tenemos grandes casas de fado y por tanto la situación de recuperación va a ser muy lenta. Para los que tienen una casa de fado, porque la capacidad es muy limitada y entonces no hay mucho turismo, todavía hay algunos turistas que vienen, pero las casas de fado viven del turismo. Y la verdad es que los portugueses están con muchas ganas de volver a su vida normal, a los restaurantes, espectáculos y todo lo demás. Pero también hay algo de miedo y por eso vamos a tardar y esto va a llevar tiempo. El fado, en el sentido de vivir en su entorno natural, tardará en recuperarse. Los espectáculos son otro nivel de fado que también se recuperará con cierta lentitud.

NSF: Sueles decir que eres fadista y que siempre lo serás, ¿te consideras purista del fado? ¿Qué opinas de introducir en el fado instrumentos ajenos, como la batería, como hacen otras fadistas?

Kátia Guerreiro: No diría que soy purista, pero sí soy del fado. De hecho, defiendo la tradición del fado y no me veo en el futuro recurriendo a otros sonidos además del sonido tradicional del fado porque la guitarra portuguesa es un instrumento con un potencial inmenso y aportamos muchos sonidos y tiene mucho que ofrecernos. Hay artistas que, de hecho, están utilizando otros instrumentos que no son los tradicionales: las baterías y la viola baja eléctrica. La música evoluciona y las cosas no tienen que estar encerradas en una caja, pero creo que tiene que haber un equilibrio. Y tal vez mientras, algunos crean un nuevo género musical, porque creo que esto es más bien un nuevo género musical, porque el fado existe y sigue existiendo, incluso con nuevos arreglos y otros enfoques, pero con el sonido tradicional del fado conseguimos hacer cosas muy modernas y atrevidas. Quizás algún día encontremos un nuevo título para estas nuevas sonoridades que efectivamente parten del fado y se elevan desde el fado, pero eso ya se convierte en otra cosa. Por mi parte, seguiré por este camino. He sido feliz en este camino. No siento la necesidad. No sé si alguna vez lo haré, pero no siento la necesidad de hacer otros viajes. Lo que no quiere decir que no haga y participe en otros proyectos en los que ya he participado y seguiré participando porque me enriquecen musicalmente y humanamente creo que también. Es bonito ver las interacciones entre géneros musicales y la interculturalidad, es muy importante que ocurra.

NSF: Y además de fado, ¿qué otra música sueles escuchar?

Kátia Guerreiro: Me gusta mucho la música rock. Me gusta mucho la música blues, el soul y me gusta mucho la música clásica. A menudo escucho las grandes voces de la música clásica de la ópera, pero también los grandes conciertos clásicos de los grandes compositores. Pero tengo dos hijos pequeños que también están siempre muy atentos a las novedades de la música pop, el funk y el rap y por eso me mantengo al día para no sentirme demasiado atrasada en relación con lo que escuchan porque también recuerdo ser una niña pequeña y escuchar cosas que mis padres no escuchaban. Pero también me gusta mucho descubrir música de otros países. Otros nuevos talentos y más viejos clásicos de otros géneros musicales que me inspiran también.

NSF: ¿Algún músico español o banda española que te guste?

Kátia Guerreiro: Tengo dos cantantes españolas que son una gran inspiración y tengo la suerte de ser amiga de ellas: una es la gran Teresa Berganza y la otra es mi querida Luz Casal. Pero tengo muchos, muchos artistas, tengo a Arcángel que es un cantante de flamenco excepcional, a Diego el Cigala que también tiene mucho talento, a mi querido Plácido Domingo, mi querido amigo, también a Niña Pastori… No sé, tanta, tanta gente. España está llena de talento.

NSF: ¿Cuidas tu voz de alguna manera especial?

Kátia Guerreiro: Ahora no he tenido tanto cuidado ya que no tengo que estar cantando y paso muchos días en silencio. En realidad no soy tan cuidadosa pero sí me cuido de hidratarme bebiendo mucha agua y tengo mucho cuidado con lo que como por la noche para no tener problemas de reflujo. La acidez gástrica destruye mucho las cuerdas vocales y por eso me esfuerzo por no exagerar y tener cuidado con la comida. Pero hay días y días, ¿no? (Risas)

NSF: ¿Tienes algún ritual, manía o superstición especial antes de subir al escenario?

Kátia Guerreiro: Antes de subir al escenario preciso de un minuto sola para pedir la protección a mis ángeles de la guarda.

NSF: ¿Tienes algún fado favorito?

Kátia Guerreiro: Depende del día, depende de mi estado de ánimo. Pero… yo diría que tengo unos cuantos. Tengo algunos que son más especiales y que más a menudo me vienen a la mente y me pongo a cantar. Tengo de mi repertorio ‘Até ao fim’, es un poema de Vasco Graça Moura que es muy inspirador, de las más bellas declaraciones de amor que he leído y tengo el honor de ponerle voz. Entonces no sé, hay muchos fados de Amália y también tengo algunas cosas así, pero depende de lo que esté haciendo. En realidad, si estoy paseando por Lisboa me acuerdo de los fados de Lisboa, me acuerdo de María Lisboa. Recuerdo el fado que lancé el año pasado sobre que no había Marchas Populares. ‘Amália, nome de Lisboa’ y es que realmente respira un poco del alma de Lisboa y de lo que significa Amália para nuestra ciudad. Pero podría pasar horas aquí enumerando fados.

NSF: ¿Hay alguna canción que nunca falte en tus conciertos? ¿’Até ao fim’, por ejemplo?

Kátia Guerreiro: Desde que lancé “Sempre”, hubo una fase en la que no cantaba ‘Até ao fim’, pero echaba de menos cantarla. Pero ‘Amor de mel’, siempre tiene que sonar, fue el punto de partida artístico y la tengo que cantar siempre. ‘Asas’ también fue una de mis primeras creaciones. Y ‘Os segredos’, también. Cuando no los canto, me parece que falta algo en los espectáculos, pero éstos, esencialmente, no pueden faltar.

NSF: ¿Alguna vez te cansaste de cantar una canción?

Kátia Guerreiro: já, já, (risas) había uno que era ‘A Mariquinhas vai a fonte’ . La canté muchos años, la canté muchas veces hasta que dije: basta. Vamos a dar espacio a otras cosas. Soy cuidadosa con estas canciones porque siempre me fueron muy bien y me gustó mucho cantarlas y me gusta mucho este fado, pero la verdad es que en un momento dado hubo muchas otras que con el paso del tiempo y la grabación de nuevos discos, que nunca canté en el escenario y por eso dije: vamos a hacer un corte aquí con algunas cosas que he cantado tantas veces y quiero renovar el repertorio. Vamos a crear un espectáculo completamente nuevo, así que hubo algunos fados que dejé de cantar por completo. Pero dejé de cantar algunos fados precisamente porque sentía que mis discos salían y seguía cantando lo mismo porque éramos muy adictos a esos repertorios y no puedo hacer shows de cuatro horas. Así que tuve que quitar algunas cosas del repertorio.

NSF: ¿Qué temas escucharemos en el Auditorio, te centrarás en los temas de “Sempre”?

Kátia Guerreiro: Va a estar muy enfocado a “Sempre”, pero hay algunos temas que van a sonar porque cuando armamos el nuevo show con el disco “Sempre”, el show fue casi todo el disco. Por supuesto, siempre íbamos a tocar ‘Amor de mel’, o ‘Asas’, pero en cierto momento lo echamos de menos. Nos resultó muy difícil no contar con algunos temas. Así que renovamos el repertorio basándonos mucho en “Sempre” pero retomando algunas otras. Es muy difícil hacer el repertorio después de tantos años cantando.

NSF: ¿Tienes proyecto de nuevo álbum en breve?

Kátia Guerreiro: Ya estamos empezando a elegir, porque he tenido un tiempo muy parada, no en el sentido de ser perezosa sino porque nada me inspiraba. Para empezar a trabajar en el nuevo disco pensaba: para qué. para quién, para cuándo si no puedo presentarlo. No tiene sentido que concentremos nuestros esfuerzos si no podría presentarlo como nos gusta presentarlo. De hecho, la gira de “Sempre” se interrumpió. Estábamos en pleno año 2020, que iba a ser un año gigantesco de giras y lo vimos todo interrumpido y por tanto el disco vivió muy poco tiempo en los escenarios, así que ahora quiero retomar esto un poco. Pero ya he empezado. Ya estamos en la búsqueda de repertorio, porque ahora sentimos que podemos. Además, hacer un disco lleva un tiempo, ya estamos empezando a ver un poco de luz y por eso ya queremos. Ya empezamos a tener ganas de hacer y crear cosas nuevas pero durante mucho tiempo no tenía ganas, no sentía la motivación. Sentí que si lo hacía sin estar lista me sentiría muy frustrada.

NSF: ¿Estás componiendo tú alguna cosa?

Kátia Guerreiro: Siempre soy muy muy humilde al respecto, pero si compongo algo, primero tengo que pasar por los oídos y los ojos de con quien estoy trabajando para asegurarme que vale la pena. Nunca estoy muy segura de lo que escribo y de lo que hago hasta que me dicen que esto es bonito y vale mucho. Pero soy muy modesta en estas cosas, siempre busco las palabras de los demás. La música de los demás, pero tal vez incluya algo propio.

NSF: Muchas gracias, nos vemos el viernes, me apetece mucho después de tanto tiempo sin un concierto de fado.

Kátia Guerreiro: Bueno, estoy ansiosa. Ayer en Fado ao Carmo, nos dimos cuenta de que ni siquiera teníamos una noción clara de cuánto nos extrañábamos, cuando estábamos todos juntos y podíamos cantar, escuchar. Fue muy emotivo porque sólo cuando lo recuperamos nos dimos cuenta de lo que nos faltaba, así que prepárate que el viernes va a ser intenso para todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies