Compártelo:

Hace algo más de un mes recalábamos en la primera parada del “Viagem Interior” por el Alentejo que nos proponía Homem em Catarse, ‘Portalegre’ y ahora, una vez publicado el recorrido completo, ya podemos seguir nuestro viaje y podemos asegurar que la espera ha merecido la pena.

La primera vez que escuché “Viagem Interior” entero, me hizo llorar, y curiosamente alguien del entorno del músico escribió lo mismo en las redes sociales. Y es que hay algo en la música de este disco que toca dentro, que remueve emociones y sentimientos con cada nota.
Después de escucharlo varias veces, meditado, saboreado y hecho mío para no dejarme llevar por ese sentimiento y esa pasión de la primera escucha que nublara la posibilidad de ir más allá, una segunda, quinta, mil escuchas después, “Viagem Interior” sobrecoge, engancha, emociona, y te hace sentir que la música, es lo mejor que hay en la vida.

Reposen en cada puerto, saboreen cada nota y vivan la magia de este viaje musical.

Así comienza el viaje con la melancólica y hermosa ‘Tua’:

Sigue ‘Portalegre’ de la que ya hablamos, una mirada más alegre y esperanzadora del paisaje por el que seguimos avanzando hasta llegar a ‘Vila Real’ que parece un oasis donde reposar pero esconde notas secas como el polvo del camino. Más dulce y acogedora se presenta ‘Évora’ y tras ella el bello camino musical avanza poco a poco hasta llegar a la más larga y más maravillosa canción del disco, ‘Tomar’. Tómense su tiempo en esta parada, reposen y disfruten, piérdanse en cada matiz del paisaje sonoro y déjense llevar por su estremecedora belleza.

Después paramos en ‘Beja’, tema más guitarrero, casi de  western, te sitúa en los parajes del Alentejo más auténtico, pasamos por Bragança, más positiva y rápida y luego por ‘Monchique’, más dulce, menos árido, más nostálgico y acogedor. Una parada refrescante en Portas do Rodão y seguimos la ruta por la bonita ‘Lamego’ un remanso de paz donde quedarse a respirar. Como un alegre viaje en tren pasamos por ‘Alqueva’, después de pasar por ‘Régua’ llegamos a la nostálgica y fílmica Covilhã y por unos momentos hasta bailamos al ritmo blues de ‘Alcoutim’ y vamos avanzando por ‘Monsano’ y ‘Mertola’ hasta llegar al final del viaje: ‘Guarda’,casi una canción de amor, con unas guitarras finales y unos coros épicos que hacen  volver a la calma después de la tormenta.


Hermoso viaje el que propone Homem em Catarse, uno desea que no acabe nunca y cuando lo hace, agradece tener la suerte de poder emprenderlo una y otra vez y disfrutar de cada parada del camino.

Compártelo:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR