Compártelo:
Lula Pena, es una artista única, tiene un estilo inclasificable, un encanto especial, un charme  magnético y una voz profunda y sensual que eriza la piel cuando canta. Estuvo en Madrid el viernes actuando dentro de la programación musical que Portugal propuso como país invitado de  La Feria del libro de Madrid, y allí,  en el Parque del Retiro, charlamos con ella sobre su último trabajo, el magnífico “Archivo Pittoresco” y sobre muchas cosas más.  Nos faltó tiempo para seguir conversando con esta mujer tan interesante con una propuesta musical exquisita.

Entrevista a Lula Pena

para mí la música es un flujo constante y mis conciertos son un homenaje a ese flujo que veo como una forma de no tener miedo de entrar en empatía con los demás. 

 

N. S. F. Pasaron ya casi 10 años desde tu anterior trabajo “Trobadour”, normalmente entre la publicación de un disco y otro suelen pasar muchos años ¿por qué espacias tanto tus trabajos en el tiempo ?

 

L. P. Yo siempre creí que no era mucho tiempo pero es verdad que la gente sí que me llama la atención sobre esto de que tardo mucho. Yo tengo un ritmo lento por naturaleza, pero la industria va muy rápido. Entonces, pues sí es verdad que igual no doy la respuesta rápida que la industria quiere, al mismo tiempo también puedo hablar de contextos; la estabilidad de un músico no es igual que la estabilidad por ejemplo de un político, o de un profesor, no hay una regularidad, las cosas van cambiando. Creo que es un intento de equilibrio entre poder tener tiempo, disponibilidad de crear y sobrevivir, buscar soluciones más inmediatas que te puedan mantener en este proceso creativo. Es todo un conjunto de situaciones, no es mi decisión voy a tomarme 15 años para crear un nuevo disco (risas) es un contexto social, político, económico también junto con mi ritmo natural, claro, por eso tardo.

N. S. F. Entonces, ¿cómo es tu proceso creativo a lo largo de todo este tiempo, vas madurando ideas ,vas pensando en un concepto global para el álbum o van surgiendo cosas?  ¿Cómo sueles trabajar ?
Es un proceso intuitivo, yo soy autodidacta, no he estudiado música y lo hago como por intuición, ya sea porque escribí una letra y la quiero musicar, o sea porque he escuchado una música que me dice, que me revela sus leyes más profundas en el sentido de conectarme y sentir, que es algo importante para mi espíritu más universal. Me interesa ese concepto más universal, yo busco lo que hay de común entre las cosas, entonces eso es necesariamente algo más libre, de libre asociación, intuitivo, de contemplación… entonces, al final hay un orden y una estructura pero no logro verla cuando estoy dentro.

 

N. S. F. ¿Cómo surgió la propuesta de la discográfica belga Crammed Discs  para publicar  “Archivo Pittoresco”?

L. P. Fue una coincidencia, estábamos una feria, un mercado musical en el que un jurado elige entre miles de propuestas de todo el mundo. Yo fui seleccionada este año y por casualidad Marc Hollander, el patrón de la editora estaba ahí y por lo que sea a él tampoco le gusta este tipo de contexto de feria-mercado pero estaba ahí profesionalmente, le sugirieron escuchar mi música y ver mi showcase y él fue, estuvo allí, le encantó especialmente la forma sencilla y compleja que proponía yo con la guitarra y la voz y entonces me hizo la propuesta al final del concierto. Estaba muy convencido de que podría ser una buena cosa y claro yo me dejé convencer (risas).

 

N. S. F. El disco tiene temas en varios idiomas, ¿por qué has elegido cada una de ellas? por ejemplo, el primer sencillo ‘Pes mou mia lexi’  es un tema griego. ¿Te sientes cómoda cantando en otros idiomas?
L. P. Sí, me encantan las sonoridades, los sonidos en general, he tomado la voz como si fuera un instrumento más entonces las lenguas permiten abrir un espectro más amplio de sonoridades. Aunque no se entienda lo que uno está diciendo, hay como un masaje sonoro, te dejas bañar por el sonido de una lengua que es ajena a tu cultura pero si te permites bañar en ella, algo te estimulará, algo te va a comunicar, eres tú quien decides qué efecto tiene en ti y eso me interesa, que el público haga también trabajo de escucha y de pensamiento cuando está en un concierto o escuchando un disco o lo que sea porque es importante abrir las fronteras.

 

 

N. S. F. Hablando de sonoridad, tu música tiene influencias de géneros muy diversos como el fado, la canción francesa, la bossa nova etcétera, entonces, ¿ cómo definirías tu la sonoridad de tu música, serías capaz de encuadrarla en algún género?

 

L. P. Es difícil, es una conciencia de mí en el mundo,  lo que elijo yo es lo que me permite una conciencia de mi existencia en este momento de mi vida, en este mundo complejo y simple, pero es encontrar un especie de medicina. Lo que elijo yo es algo que a mí me sirve como una medicina en algún aspecto, en alguna categoría. Pienso sencillamente que si me sirve a mí, puede servir a alguien más, a lo mejor. Entonces no es una categoría, no puedo decir que mi música sea medicinal  (risas) pero tiene este ingrediente de poder ser universal siempre, cualquier lengua, cualquier contexto en esta propuesta solo de guitarra y voz aporte algo nutriente, no sé cómo llamar mi música, es música, es pensamiento y reflexión.

 

N. S. F. ¿No te puedes entonces encuadrar en un género en concreto?

 

L. P. Sí pero también es por la propuesta en solitario, es como que se desnuda de categorías porque por ejemplo si estoy tocando con un acordeón, pues a lo mejor la gente va a creer que es tango,  si toco por ejemplo con una flauta japonesa, pues quizás es música oriental, o sea a partir del momento en el que creas una individualidad, tú puedes ser todo y tú tienes en ti todo lo que lo que puedes acoger, entonces no hay una necesidad de mi parte de nombrarla porque creo que la gente debe tener la forma simple, que no es necesariamente la más básica puede ser bastante compleja, pero permite menos ruido, menos información. Es dar acceso a la gente a hacer ese proceso de,  ¿esto a qué me suena, qué palabra es esta, qué entiendo, qué no entiendo… pero a mí no me interesa predefinir mucho aunque luego por necesidad de composición al final lo haga, pero no es para mí lo más importante.

Entrevista a Lula Pena

N. S. F. ¿Por qué escogiste el nombre de “Archivo Pittoresco” para el disco?

 

L. P. Pittoresco es una palabra que está asociada a un movimiento pictórico de los siglos XVIII y XIX que quería romper con los cánones de representación pictórica, de la perspectiva sobre todo, porque eran ejercicios de estudio de Atelier. Todo era muy mental en algún momento y quisieron romper con estos cánones y estos patrones y se abrieron al movimiento, salieron a buscar motivos de naturaleza, motivos que contrastaban con lo que hasta entonces estaban representando en cosas más orgánicas, más bizarras, irregulares, más inciertas, las ruinas, asimetrías, disonancias… y empezaron a representar estos elementos que académicamente no eran bien considerados, entonces yo pensé que sería interesante una vez que también son mis limitaciones tocar sola, coger estos elementos más fáciles para la estética humana, pero más humanos también. Es la vida, la entereza, la ruina, la decadencia, los errores aparentes, lo orgánico, el estado puro. Hice un intento de aplicar estos elementos en la música, asumir como un camino hacia dentro del bosque y estar atento a cosas que hasta entonces no consideraría. Y archivo porque es una recogida de pequeños momentos, pequeñas narrativas simbólicas también. Te da un viaje, narra un recorrido y cada vez que toco es diferente, cada vez que toco este “Archivo Pittoresco” es aleatorio, siempre es nuevo, siempre se está regenerando. Es esa la intención del título.

 

N. S. F. De tu anterior disco “Troubadour” a  este, ¿ cómo ha sido la evolución ?

 

L. P. “Troubadour”  tenía 7 actos, estaba estructurado en siete actos y cada acto era un collage de canciones, en este la intención es que sea un solo acto, una sola canción, un solo recorrido, un solo viaje,  que cuando se escuche no haya interrupciones. “Troubadour” tenía una estructura y este menos estructura porque es un trance, la cualidad de trance o de hipnosis o como quieras llamarlo, es más consciente, es como si hubiera una necesidad de entrar en un trance para darse cuenta de sí mismo,  de ir al fondo de uno mismo y crear este trance creo que permite esta consciencia. Es lo que yo creo, no sé si funciona sí pero puede al menos revelar una llave de lectura posible. Esa es la propuesta, entonces toco sin interrupción durante una hora, una hora y media. Hay tiempo para que la gente pueda desconectar  de la parte racional de querer entender, querer saber y dejarse llevar por algo que es más intuitivo, que es más de su cuerpo, más orgánico, más de su corazón, más visual. Es dejarse llevar por la inteligencia que existe más emocional que también es importante. Yo creo que los aplausos normalmente rompen esta energía, si  estás justo empezando a quedar fascinada por algo, al final a los 5 minutos que es la estructura que impone la industria, pues se apaga y es como tener que comenzar a cada rato y yo no quiero eso porque también es música solo, es mucho más frágil y expuesta, todo está ahí , no hay artificios entonces yo prefiero tener tiempo de construcción, de llegar algún lado, de hacer un paseo juntos sin saber adónde vamos pero estar ahí en el momento,  a cada momento estamos todos ahí, sin esperar nada, no hay una predestinación no hay expectativas, no quiero eso, esos elementos yo no los quiero en mi música, yo quiero que cada segundo, cada momento, estamos todos ahí haciendo el recorrido juntos.

 

N. S. F.  ¿Cómo planteas esto en el escenario?

 

L. P. Hago puentes entre las cosas hasta el final, depende del contexto, de las condiciones… igual puedo parar una vez en todo el concierto y dejar que la gente se mueva (risas) pero también es un desafío no parar,  hacerlo todo seguido porque eso me da valor , pierdo miedo cuando lo hago. Creo que es un momento muy importante en esta sociedad del mundo actual,  podemos hacer algo para no tener miedo de ser lo que somos con los demás y aceptar que los otros son lo que son y asumir y aceptar todo esto, todas las dudas del ser, las incertidumbres y acoger eso como una cosa humana y natural que debe ser protegida y no puesta como una falta grave. Creo que lo hago por eso principalmente,  lo hago así, sin parar, sin hacer pausas entre las canciones porque lo veo como un flujo constante de música. Para mí es una experiencia de flujo constante porque yo aunque no esté escuchando música, estoy escuchando las voces hablando,  hay siempre sonidos que nos rodean. Entonces para mí la música un flujo constante y mis conciertos son un homenaje a ese flujo y que veo como una forma de no tener miedo de entrar en empatía con los demás. 

 

N. S. F. ¿Y cómo responde el público a esta propuesta?

 

L. P. A la gente le gusta, si no le gusta o no está acostumbrada,  hay gente que después de los conciertos si no están acostumbrados a este tipo de propuesta y vienen a comentarme cosas.  Y a veces cuando por ejemplo llevo ya 15 o 20 minutos de concierto y todavía no he hecho una pausa la gente empieza a reflexionar si no voy a parar nunca,  sienten  un desconcierto pero luego dicen << no me preocupa esto, yo estoy bien, si me permito simplemente relajarme y escuchar lo que está siendo propuesto, al final la experiencia es una experiencia buena.  Es eso el mismo tiempo hago una especie de educación de públicos porque claro  el público también es forzado a aceptar cosas de una determinada manera  y no podemos ser paternalistas y creer que  esto es lo que el público quiere,  tenemos que ser más honestos y proponer lo que creemos nosotros de verdad y creo que el feedback siempre ha sido positivo.

lula_MG_6831

 

N. S. F. ¿Cuando compones a qué le das más importancia a las letras o a la música?

 

L. P. Todo es importante; la letra, la música, los silencios, palabras aisladas… todo,  para mí todo está al mismo nivel de importancia. Quien puede atribuir más o menos importancia  es quién está escuchando que dice esta me gusta menos, esta me gusta más, esta letra es preciosa, esta no la entiendo… esto es la gente la que lo hace.  Para mí la medicina como te decía antes, hay momentos más emocionales que otros, hay partes más declamadas que otras, unas más cantadas, otras más susurradas… pero cada uno hace como una especie de psicoanálisis de lo que está pasando, de lo que estoy proponiendo y de qué manera eso se va asentando en su conciencia. Eso es lo que me interesa, yo no puedo decir que esto es más importante que esto,  no, no, no soy yo, es la gente que tiene que decidir y escoger.

N. S. F. Entonces prefieres que tu disco se escuche de continuo sin interrupciones?  ¿qué es lo que quieres transmitir con él, tienes algún tipo de mensaje en concreto o prefieres que cada uno que lo escuché intérprete a su manera?

 

L. P. Sí porque las letras son bastante simbólicas, con mucha posibilidad de metáfora , de qué se esté hablando una cosa específica pero puedan ser otras por ejemplo, voy a decir una en concreto, no tanto por lo simbólica sino por la polisemia de las palabras, hay un poema que yo elegí de una poeta de origen belga pero que vive en Portugal y escribe en portugués, que hay un momento que dice:  <<nada a temer por tanto, todo a fazer em suma>>  y cuando lo canto, con el contexto político de Brasil actual, se puede entender: nada a temer, todo para hacer de nuevo,  resumiendo; que nada sea esta política perversa crápula brasileña, que es temer.  No hay nada que temer, no vamos a tener nada que temer… por ejemplo pequeñas lecturas paralelas como esta o con otro tema que hay que se llama ‘Rose’ que para mí depende de la forma como la canto puede ser una cosa u otra, o sea que las palabras ganan otras batallas simplemente por la forma como son entendidas.  Está claro que las múltiples lenguas en las que canto permiten este tipo de juego.  Al final de una canción igual se entiende una palabra y esa palabra puede tener una eficacia más grande en introspección que toda una letra.  Es así, es un trabajo abierto, no está definido y el repertorio no está definido, cada vez se va llenando de cosas nuevas,  de elementos distintos… cada vez es una experiencia conjunta, es un ritual con el público, no es una cosa mía de ego de decir esto es lo que quiero que pase, no, no,  yo estoy dando unas bases de juego posible, pero la totalidad, la integridad de la experiencia es con el público con quien está escuchando porque yo también escucho al público  escuchando también (risas). 
Compártelo:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR