Compártelo:

‘Ouvi dizer’ es nuestra canción del domingo. El tema pertenece a “O monstro precisa de amigos”  de 1999, segundo álbum de la banda de culto, Ornatos Violeta. En él participa Victor Espadinha, músico y actor portugués, recitando parte de los versos de la canción junto al vocalista, compositor y letrista Manel Cruz. Fue el primer sencillo del disco y ganó el premio a la Mejor canción nacional de la revista Blitz de 1999.

‘Ouvi dizer’

Ouvi dizer que o nosso amor acabou.
Pois eu não tive a noção do seu fim!
Pelo que eu já tentei,
Eu não vou vê-lo em mim:
Se eu não tive a noção de ver nascer um homem.
E ao que eu vejo,
Tudo foi para ti
Uma estúpida canção que só eu ouvi!
E eu fiquei com tanto para dar!
E agora
Não vais achar nada bem
Que eu pague a conta em raiva!
E pudesse eu pagar de outra forma!

Ouvi dizer que o mundo acaba amanhã,
E eu tinha tantos planos pra depois!
Fui eu quem virou as páginas
Na pressa de chegar até nós;
Sem tirar das palavras seu cruel sentido!

Sobre a razão estar cega:
Resta-me apenas uma razão,
Um dia vais ser tu
E um homem como tu;
Como eu não fui;
Um dia vou-te ouvir dizer:
E pudesse eu pagar de outra forma!
Sei que um dia vais dizer:
E pudesse eu pagar de outra forma!

A cidade está deserta,
E alguém escreveu o teu nome em toda a parte:
Nas casas, nos carros, nas pontes, nas ruas.
Em todo o lado essa palavra
Repetida ao expoente da loucura!
Ora amarga! Ora doce!
Pra nos lembrar que o amor é uma doença,
Quando nele julgamos ver a nossa cura!

 

Oí decir que nuestro amor acabó.
¡Pues yo no tuve noción de su fin!
Por lo que ya intenté,
no voy a verlo en mí:
Si yo no tuve la noción de ver nacer un hombre.
Y el que yo veo,
Todo fue para ti
¡Una estúpida canción que sólo yo oí!
¡Y me quedé con tanto para dar!
Y ahora
No vas a ver nada bien
¡Que yo pague la cuenta con rabia!
¡Y pudiera yo pagar de otra forma!

Oí decir que el mundo acaba mañana,
¡Y yo tenía tantos planes para después!
Fui yo quien pasó las páginas
En la prisa de llegar hasta nosotros;
¡Sin quitar de las palabras su cruel sentido!

Sobre la razón estar ciega:
Me queda sólo una razón,
Un día vas a ser tú
Y un hombre como tú;
Como yo no fui;
Un día te voy a oír decir:
¡Y pudiera yo pagar de otra forma!
Sé que un día vas a decir:
¡Y pudiera yo pagar de otra forma!

La ciudad está desierta,
Y alguien escribió tu nombre en todas partes:
En las casas, en los coches, en los puentes, en las calles.
En todos lados esa palabra
¡Repetida al exponente de la locura!
¡Ora amarga! ¡Ora dulce!
Para acordarnos de que el amor es una enfermedad,
¡Cuando en él creemos ver nuestra cura!

 

 

Compártelo:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR