Compártelo:

‘A Casa da Mariquinhas’ es el tema de presentación del álbum “Camané Canta Marceneiro”.

‘A Casa da Mariquinhas’ es uno de los temas más famosos de Alfredo Marceneiro y ha conocido varias versiones a lo largo de los años. En su nuevo álbum, Camané rinde homenaje al que fue una de las figuras más emblemáticas del fado, y utiliza la letra del poeta Silva Tavares que el mítico fadista utilizó para inmortalizar este fado corrido.

El vídeo de este nuevo tema, fue  grabado en directo en el escenario de Culturgest y ha sido realizado por André Tentúgal.

 

Letra de ‘A Casa da  Mariquinhas’

É numa rua bizarra
A casa da Mariquinhas
Tem na sala uma guitarra
Janelas com tabuinhas

Vive com muitas amigas
Aquela de quem vos falo
E não há maior regalo
Que vida de raparigas
É doida pelas cantigas
Como no campo a cigarra
Se canta o fado à guitarra
De comovida até chora
A casa alegre onde mora
É numa rua bizarra

Para se tornar notada
Usa coisas esquisitas
Muitas rendas, muitas fitas
Lenços de cor variada
Pretendida, desejada
Altiva como as rainhas
Ri das muitas, coitadinhas
Que a censuram rudemente
Por verem cheia de gente
A casa da Mariquinhas

É de aparência singela
Mas muito mal mobilada
No fundo não vale nada
O tudo da casa dela
No vão de cada janela
Sobre coluna, uma jarra
Colchas de chita com barra
Quadros de gosto magano
Em vez de ter um piano
Tem na sala uma guitarra

P’ra guardar o parco espólio
Um cofre forte comprou
E como o gaz acabou
Ilumina-se a petróleo
Limpa as mobílias com óleo
De amêndoa doce, e mesquinhas
Passam defronte as vizinhas
P’ra ver o que lá se passa
Mas ela tem por pirraça
Janelas com tabuínhas

Está en una calle bizarra
la casa de Mariquinhas
Tiene en la sala una guitarra
ventanas con tablillas

Vive con muchas amigas
aquella de quien os hablo
y no hay mayor regalo
que la vida de las chicas
Está loca por el canto
como en el campo la cigarra
se canta el fado a la guitarra
De emoción hasta llora
La casa alegre donde vive
está en una calle bizarra

Para hacerse notar
usa cosas extrañas
muchos encajes, muchas cintas
pañuelos de colores variados
Pretendida, deseada
altiva como las reinas
Se ríe de muchas, pobrecitas
que la censuran rudamente
por ver llena de gente
la casa de  Mariquinhas

Es de apariencia sencilla
pero muy mal amueblada
En el fondo no vale nada
todo lo que hay en su casa
En el vano de cada ventana
sobre la columna, una jarra
colchas estampadas
cuadros picantes
En vez de tener un piano
tiene en la sala una guitarra

Para guardar el parco botín
una caja fuerte compró
y como el gas se acabó
se ilumina con petróleo
Limpia el mobiliario con aceite
de almendra dulce, y mezquinas
pasan enfrente las vecinas
para ver lo que allí pasa
Pero ella tiene a propósito
ventanas con tablillas

 




Compártelo:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR